Cinco herramientas de coaching para afrontar un despido

Cinco herramientas de coaching para afrontar un despido
Compartir

Lamentablemente vivimos un momento de gran destrucción de empleo, la crisis provocada por el Covid ha acelerado una tendencia de nuestro mercado de trabajo. Si estás en esa situación, no te dejes llevar por el desánimo ya que también puede ser una oportunidad para cambiar o mejorar tu vida profesional aunque en un principio sea difícil de ver. Comparto algunas herramientas que espero te sirvan de utilidad:

  1. Ser muy eficaz en la gestión del tiempo, el hecho de haber perdido tu empleo no es excusa para desorganizar tus horarios, más bien al contrario es más necesario que nunca mantener la productividad:
  • Por ello limitar el tiempo de navegación en redes sin un objetivo concreto. Suele ser habitual estar horas en portales de empleo, saltar de una red a otra y es uno de los ladrones de tiempo más comunes.
  • Por el contrario te propongo agrupar el tiempo dedicado a la búsqueda de trabajo en bloques:

Bloque de tiempo dedicado a mirar alertas, a informarse del sector, a identificar posibles contactos, a networking, a formación. Sin olvidar guardar espacio a otras actividades: deporte, familia y amigos, ocio. La búsqueda de empleo no puede ser “lo único” porque no es sostenible en el tiempo y a la larga puede derrumbar tu motivación.

  1. Aplicar la FUTUSPECTIVA, es una herramienta que se utiliza en equipos para fomentar la creatividad. Consistiría en imaginar que ha pasado un año y has conseguido el trabajo soñado. Te sirve para identificar qué acontecimientos han contribuido al éxito, para provocar la reflexión acerca de qué tienes que hacer para conseguir ese futuro deseado.

También puede plantearse al revés, pensando que ha pasado un año y sigues en el mismo punto, en este caso deberías identificar ¿Qué acciones te han faltado? ¿Qué debes cambiar de tu estrategia para salir del desempleo?

  1. Marcar Indicadores de logro. Si el único logro que te marcas es conseguir el trabajo vas a vivir con mucha frustración el proceso. Otros indicadores de tu progreso podrían ser:
  1. Identificar 30 empresas objetivo
  2. Mantener conversaciones telefónicas con personas clave
  3. Agendar 3 reuniones semanales con decisores o posibles empleadores futuros.
  1. Trabajar la confianza. Uno de los riesgos de la búsqueda de empleo y más en este momento en el que la pandemia ha reducido mucho las relaciones sociales es quedarte encerrado sin apenas contacto exterior porque eso va a hacer que cada vez te resulte más difícil y la sensación de estar fuera del mercado se agudiza.

Una buena opción es apuntarse a cursos, estar en contacto con otras personas en la misma situación a través de Lanzaderas de Empleo, formaciones, existen muchos colectivos a los que sumarse. El objetivo es salir, quedar y relacionarte para darte cuenta de que hay muchas personas en la misma situación y mantener la confianza.

  1. Contratar a un orientador laboral. En ocasiones la dificultad viene de estar desorientado, no sabes hacia dónde dirigirte en tu vida profesional. En este caso la búsqueda de empleo es aún más complicada porque no se llega a ningún sitio si no sabes a dónde te diriges.

En realidad es también una oportunidad para replantearnos nuestra vida profesional y si decidimos contratar a un coach laboral o un profesional que nos ayude en nuestra transición de carrera tendremos la oportunidad de descubrir nuestro propósito y ser más felices.